REGIONES DE CLIMA SECO


DESIERTO DESIERTO.jpg FAUNAComo en toda la Tierra, la fauna depende directa o indirectamente de la vegetación. En los cortos periodos de lluvia, el aumento de vegetales origina abundancia de hormigas, escarabajos, avispas y otros insectos que se alimentan abundantemente en esta época, se reproducen y en su mayoría perecen. Un elevado número del los que sobreviven sirven de alimento a reptiles, aves y algunos mamíferos. Además de insectos, habitan en el desierto numerosos artrópodos como escorpiones, arañas y garrapatas. Abundan reptiles como serpientes y lagartos de diversas dimensiones. Algunas de las primeras se alimentana de insectos, pero la mayoría devora principalmente roedores. Hay especies que viven entre las dunas y se les han desarrollado válvulas que cubren su nariz e impiden que penetre en ella la arena. La víbora cornuda, notable porque se desplaza lateralmente y porque ha aprendido a poner en contacto con las cálidas arenas sólo una porción reducida de su organismo. Las aves tienen pocos representantes porque han adquirido pocas defensas fisiológicas contra el calor y la sequía. Sobreviven mediante un cambio de costumbres. Casi todas son crepusculares o nocturnas y muchas depositan sus huevos fuera del desierto. Varios mamíferos, en cambio, han aprendido a prescindir agua por periodos largos o en forma definitiva. El jerbo y el ratón canguro que miden apenas unos 25 cm de longitud, cuya cola es larga cubierta de pequeñas escamas, viven aislados o en parejas, carecen de glándulas sudoríparas, no orinan, y durante el día se encierran en sus madrigueras para no escape la humedad que pierden al respirar. Otro mamífero notable por su adaptación a este medio o adax que nunca bebe y consume sólo el agua que tienen las plantas de que se alimenta. Este animal es un antí una de cuyas especies tienen cuernos retor, en es piral y vive casi exclusivamente en las regiones desértico del Sahara, mide aproximadamente un metro de altura y existen muy escasos ejemplares como consecuencia de la caza irracional que se ha practicado incluso desde el aire a bordo de helicópteros. El animal a que nos referimos tiene además la capacidad de transformar en proteínas de alta calidad la escasa vegetación del desierto. Al hablar de la fauna del desierto no puede dejarse de mencionar al dromedario que en realidad es el más común y que actualmente sólo es posible encontrarlo en estado doméstico y es utilizado como animal de transporte y como cabalgadura tanto en Asia como en el norte de África. Aunque no es nativo de estas regiones se ha adaptado a ellas en forma notable; la dureza de sus labios y lengua le permite alimentarse de plantas espinosas; se defiende de las arenas con membranas transparentes que cubren sus ojos y nariz, y su pelaje, de color semejante al de la arena, lo protege de sus enemigos. Puede pasar tres o cuatro días sin beber, y más aún sin tomar alimento. Los camellos se caracterizan por sus grandes dimensiones (aproxima- damente unos tres metros de longitud, dos metros de altura y de 450 a 700 kg de peso). Pertenecen a este grupo el Camelus bactrianus, originario del Turquestán chino y Mongolia, aunque actualmente sólo se encuentran en estado salvaje en una pequeña zona del desierto de Gobi. Todos los días, al llegar el crepúsculo, el calor acumulado durante las horas de insolación escapa rápidamente hacia las capas superiores y la temperatura desciende, en poco tiempo, entre los 10 y 30ºC. Es ésta la hora en la que un gran número de animales, que duermen durante el dia aletargados por el calor, abandonan sus madrigueras y nidos. El desierto cobra entonces vida: despiertan y salen en busca de alimento numerosos reptiles, entre ellos gran cantidad de lagartijas; también salen aves, ardillas, liebres y otros roedores; localizan semillas y alces y son perseguidos por búhos, zorras y otros carnívoros. A la salida del Sol, todos los animales regresan a sus albergues para reposar nuevamente durante las horas de calor más intenso.



ESTEPA

estepa.jpg